Consejos para una oficina energéticamente eficiente

Posted · Add Comment

Se acerca el Día Mundial de la Eficiencia Energética que se celebra el día 5 de marzo y nos gustaría señalar algunas recomendaciones que llevamos a cabo en Verdes Digitales para reducir nuestro consumo energético en la oficina y también en nuestros hogares.

10 consejos para mejorar tu eficiencia energética

1.- Mejora el aislamiento de la vivienda/ oficina. Una parte muy importante del consumo energético se debe a la climatización (aire acondicionado y calefacción). Por ello lo ideal es buscar una casa/oficina con orientación sur, sureste o suroeste. Además, si necesitas una reforma recomendamos aprovechar y aislar adecuadamente paredes y ventanas ya que es por donde más pérdidas se producen.

2.- Regula la temperatura de la oficina, es clave. Mantén una temperatura confortable de entre 19 y 21 ºC en invierno y entre 24 y 26 ºC en verano.  Hay que tener en cuenta que aumentar en un grado la temperatura del termostato en invierno (o reducirla en un grado en verano) puede incrementar el consumo en torno a un 7%.

3.- Aprovechar al máximo la energía solar y del ambiente exterior. En verano abrir las ventanas a primera hora de la mañana y a última de la noche hace que el aire exterior refresque la casa. Y bajar las persianas, correr las cortinas o instalar toldos en las ventanas situadas al sur en las horas centrales del día. En invierno, al contrario.

4.- Desconecta completamente los equipos que no se estén usando. Si no se hace, permanecerán en modo de espera (stand-by), pero seguirán consumiendo energía que, según Eurostat, puede llegar al 7% del consumo eléctrico del hogar.

5.- Sella puertas, ventanas y cajas de persianas. Normalmente hay rendijas en la parte inferior de la puerta de entrada y las ventanas tienen zonas por las que se producen fugas o entradas de calor/ frío, lo ideal es sellarlas con burletes, unas tiras de caucho, espuma o silicona autoadhesivas. También puedes utilizar unos cojines de bonitos diseños para que el frío no pase por la rendija inferior de la puerta. Para el caso de las persianas puedes utilizar láminas finas de corcho, poliespán o cualquier otro material aislante.

6.- Pese a que desde hace unos años se hayan retirado las bombillas tradicionales, ¿quién no tiene aún alguna en su casa? Sustituye las bombillas incandescentes y halógenas por otras más eficientes o LED ahorrarás un gran porcentaje del consumo eléctrico en iluminación y además su vida útil es mayor.

7.- Si no hay instalados termostatos por zonas, poner llaves termostáticas en los radiadores es económico y permite regular la temperatura de cada estancia de forma automática e independiente, apagando cada radiador cuando se alcance la temperatura deseada y programando cuando encenderlos y apagarlos.

8.- Instala energías renovables si es posible: solar térmica (para agua caliente, calefacción y piscinas), solar fotovoltaica (para generación de electricidad), geotérmica (aprovecha la temperatura del subsuelo), biomasa, eólica, etc. Requieren cierta inversión inicial pero pueden dar lugar a ahorros en la factura energética superiores al 30%.

9.- Ajusta la potencia eléctrica contratada. Ahora que el precio de la potencia es alto, compensa en gran manera si se logra bajar en algún kW. Hay calculadores en internet que pueden facilitar un cálculo de la potencia necesaria en base a los electrodomésticos o fuentes de energía de su casa.

10.- Compara las ofertas de las compañías energéticas y contrata la mejor tarifa, al igual que comparas las tarifas para el teléfono móvil. Hay diferencias notables, una buena herramienta son algunos comparadores en internet.

El caso de éxito de Rubí

No podemos desaprovechar para citar un caso de éxito. El ayuntamiento de Rubí se ha convertido en un referente a nivel nacional, e incluso internacional, de ahorro y eficiencia energética. Siempre que hay que presentar una buena práctica en eficiencia energética se muestra de ejemplo a este ayuntamiento.

Rubí está situada a unos 20 kilómetros de Barcelona, tiene una población de casi 75.000 habitantes y un importante tejido industrial con más de 3.000 empresas.

El proyecto Rubí Brilla pretende reducir un 20% las emisiones de CO2 hasta el 2020, incrementando un 20% el uso de renovables y la eficiencia energética en el ámbito industrial, en las entidades públicas, en el comercio y a nivel doméstico.

Hasta ahora ha puesto en marcha varias iniciativas como 50/50 ahorro energético en escuelas, auditorías energéticas en comercios o talleres de eficiencia energética en los hogares.

Este ejemplo muestra que entre todos podemos lograr objetivos como reducir nuestro consumo energético un 20% y que la implicación de los ayuntamientos como aliados y ejemplo de buenas prácticas es fundamental para que la población participe y sienta la necesidad de la eficiencia energética.

Además de Rubí, otros ayuntamientos se han sumado a iniciativas similares como Moralzarzal, Ciempozuelos, Valencia o Las Palmas de Gran Canaria.

Si aislas de forma adecuada tu oficina u hogar no será necesario que lleves capas y capas para protegerte.

via GIPHY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *