Como funcionan las cosas…¿ciencia o magia?

Posted · Add Comment
magia y ciencia

Vivimos en un mundo donde la mentalidad es más cortoplacista que nunca, donde importa lo material, lo que es cuantificable económicamente. Pero esto nos lleva a una población cada vez más alejada de la realidad, creyendo en muchos casos que las cosas surgen por arte de magia.

Uno de los factores que están haciendo que perdamos el contacto con las ciencias, es que hemos olvidado ese mismo contacto con la naturaleza. Ésta, es la mayor representante de los procesos científicos, y viviendo en ciudades, nos sentimos poco identificados con ella. Vivimos rodeados de tecnología, de avances, pero no nos sentimos parte de ellos, porque no los entendemos y parece que tampoco queramos comprenderlos.

Siguiendo el hilo de la desconexión de la sociedad con la ciencia entra otro tema en juego, el de la magia y la ciencia. Si pensamos que la gente cree que los procesos más cotidianos que le rodean son magia y no simple ignorancia, estaremos equivocados. No creo que la gente piense que lo que hace una fotocopiadora es magia, sino que no les interesa saber los porqués de la aparición de una hoja copiada y las consecuencias que puede tener debido a la procedencia del papel que usan, el origen de las tintas de la impresora o los componentes de la propia impresora.

Ellos saben que detrás hay ciencia y tecnología, pero creen que no les es necesario conocer cómo suceden las cosas. Obviamente no necesitas saber el funcionamiento exacto de copiado de una impresora, pero si este mismo ejemplo lo extrapolas al resto de cosas cotidianas que haces, parecerá que vives en un mundo mágico como Narnia o Wonderland (El País de las Maravillas).

Si nos vamos al ejemplo infantil, a un niño no le importa manchar su ropa, sabe que la ropa sucia no se limpia por arte de magia, sino que se debe a sus padres. Esto es extrapolable al adulto de nuestros días, consecuente con la posibilidad de manchar su ropa pero que actúa de forma autómata con la tecnología que le rodea. Es decir, creemos que no hay tiempo para saber los procesos intermedios que rodean a un resultado (la sobre-información es uno de los problemas más importantes de nuestra sociedad actual), solo nos interesa el producto listo y empaquetado. Pero esto es una contradicción en sí misma, ya que si nos ponemos drásticos y toda la población termina pensando igual, al final a nadie le interesará saber los porqués, no tendrá inquietud científica del porqué de las cosas, no querrá estudiar cosas relacionadas con la ciencia y terminará por desaparecer ese producto final, ya que nadie sabrá cómo hacerlo, se habrá perdido un conocimiento (como pasa con algunas artesanías y culturas tradicionales).

Bajando al presente, actualmente existe una desinformación donde no se explica los porqués de las cosas y los procesos para ser consecuentes con ellos. Dar a conocer, por ejemplo, los procesos que llevan a cabo el cambio climático, puede ayudar a mostrar mayor interés y cercanía por el tema, lo que conllevaría a una mayor conciencia. Esto implica mayor número de noticias sobre el tema, mayor repercusión y finalmente mayor apoyo político y empresarial para solventarlo. Simplemente, favoreciendo la comunicación y divulgación científica, se pueden conseguir mejoras importantes de conciencia y sensibilización ambiental.

En Verdes Digitales nos dedicamos justamente a esto último. Lograr impactar con un mensaje al público objetivo sin perder la esencia científica de lo que contamos, ni el foco en el contexto actual en el que nos movemos, donde prima lo visual, viral, atractivo, fresco y diferencial. Es una tarea compleja, pero nos encantan los retos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.