Curación de contenidos contra la infoxicación

Posted · Add Comment
Infoxicación

La infoxicación es, junto al multitasking, uno de los males de la sociedad digital. Nunca hemos tenido tanta información a nuestro alcance. Por eso nunca la capacidad de filtrar y de detectar la fiabilidad de las fuentes ha sido tan importante. La sobrecarga de datos la sufre cualquier persona conectada, pero con mucha más razón los/as profesionales del conocimiento, la comunicación y la información.

Los síntomas de la infoxicación

El más claro es la sensación de saturación y hasta de bloqueo, que nos impiden avanzar. Pero, si has notado alguno de estos síntomas —¡o todos!— es que seguro sufres infoxicación:

  • Agobio por la casi obligación de consumir el enorme volumen de datos que recibes a diario.
  • Dificultad para formar una opinión propia y clara sobre algún tema.
  • Aceptación de informaciones como válidas aún sin haberlas contrastado.
  • Cierto enganche a consumir contenidos a través de las redes sociales.
  • Sensación de incapacidad de manejar una gran cantidad de datos y contenidos.
  • Dificultad para concentrarse en una tarea.
  • Lectura poco profunda: siempre en diagonal y muchas veces sin entender.

Menudo agotamiento, ¿no? Si además nos dedicamos a la comunicación digital, vivir con la infoxicación nos puede hacer complicado nuestro día a día. Pero como para todo, hay solución.

El remedio contra la infoxicación: la curación de contenidos

Si nos paramos a pensar en la evolución de la red de los últimos años, la cosa está clara: la cantidad de información on line solo puede crecer. O sea que lo único que podemos hacer es mejorar nuestra manera de procesarla, o tenemos garantizado un enorme dolor de cabeza.

Sí, esta enfermedad tiene cura: se trata de filtrar. Así no nos perderemos lo verdaderamente relevante entre una marea de datos inconexos, inútiles y algunas veces falsos. Tampoco nos dejaremos llevar por el tremendo peso de las notificaciones y la inmediatez, que a veces nos hace pasar por encima de lo importante para atender lo supuestamente urgente.

La curación de contenidos cada vez se menciona más en el entorno del Marketing de contenidos, pero también puede ser útil para cualquier persona. Básicamente se trata de llevar a cabo estas tareas para combatir el exceso de información que tan mal nos sienta:

  • Buscar.
  • Filtrar.
  • Leer.
  • Agrupar.
  • Personalizar.

El proceso de curación de contenidos

Para combatir de forma eficaz la infoxicación tenemos que tener muy despierto nuestro espíritu crítico: vamos a tener que evaluar todo el rato.

Selección de fuentes de información

Lo primero es escoger qué fuentes merecen la pena de verdad. No hace falta que sean muchas, pero sí bien elegidas y que aporten calidad y confianza. Así recibiremos mucha menos cantidad de información y, además, de verdadero interés. Hablamos de reducir al mínimo las fuentes que consultaremos a diario. Si tenemos que informarnos de algún tema en concreto o elaborar algún contenido especializado, siempre podremos recurrir a muchas más. ¡Pero solo de forma puntual! Si no, estaremos cayendo en la infoxicación de nuevo.

Curación de contenidos

Eliminación de distracciones

Para empezar, desactiva las notificaciones. En algún momento parecieron buena idea, sí. Pero tener el móvil sonando cada dos por tres por cosas que no tienen relevancia solo servirá para distraernos. Si, además, estamos en mitad de una tarea que exige concentración, hola notificación y adiós foco.

También es útil filtrar los contactos en redes sociales. Anímate a hacer criba y te librarás de esa persona que sube diez fotos seguidas a Instagram o aquella que solo publica sobre su cabreo con los partidos políticos, o ese/a del autobombo constante en Linkedin. Intenta tener un timeline lo más limpio posible que aporte información relevante.

Uso de herramientas de gestión y lectura de contenidos

Los lectores de feeds son muy prácticos para tenernos al tanto de las novedades de esas fuentes que hemos seleccionado. También hay otras apps que nos ayudan a personalizar nuestro canal y así reunir en único lugar un montón de medios y blogs de interés. Aquí os dejamos algunos ejemplos:

  • Feedly: es un lector de feeds RSS que permite organizar por carpetas las fuentes que se vayan incluyendo.
  • Flipboard: podemos construir nuestra propia revista con los contenidos que más nos interesen. Además, su navegación es al estilo pasar páginas, o sea que es muy atractiva e intuitiva.
  • Pocket: perfecta para guardar noticias que leeremos más tarde. Va muy bien para no perder esos enlaces que nos parecen interesantes pero que requieren una atención o tiempo que no tenemos en el momento.

También hay que tener en cuenta fuentes de información como suscripciones a boletines, participación en grupos de Linkedin o de Facebook, listas de usuarios/as en Twitter…

Difusión de los contenidos curados

Si combinamos estas herramientas con otras de programación de publicaciones en redes sociales, al estilo de Buffer y Hootsuite, ganaremos en eficacia al compartir directamente aquello que vemos interesante. Es importante no compartir exactamente la misma publicación; cada red social tiene sus propias características y adaptarnos a ellas potenciará nuestro mensaje.

¿Cómo podemos desde la comunicación y el marketing evitar la infoxicación?

Seguro que no has pensado que, como agente emisor de contenidos, puedes ser una gran fuente de ruido. Encima, tienes que hacerte un hueco entre toda la maraña de estímulos que recibe tu público y potenciales clientes/as. Vamos, el más difícil todavía. Por eso, tengamos en cuenta estas buenas prácticas, tanto para no infoxicar como para no pasar desapercibidos/as:

  • Intenta comunicar de la forma más clara y sencilla posible. Así también generarás confianza en la persona a la que te diriges.
  • Genera contenido relevante e interesante: olvida los posts de relleno, cada vez es más importante el contenido de valor y personalizado.
  • Trabaja formatos que sean lo visuales y atractivos: los vídeos y las imágenes son recursos imprescindibles.

La curación de contenidos para marcas favorece el posicionamiento y alimenta una buena reputación on line. Si compartimos contenidos interesantes, nuestro público nos percibirá como una fuente fiable y de calidad. Así, nos seguirán y no dudarán en consumir los contenidos propios que generemos. Aquí son muy importantes la fase de categorización de contenidos, su personalización y posterior distribución.

Conclusión

Seamos personas consumidoras o creadoras de contenidos, tenemos que tener muy claro que, también en Internet, menos es más. Si bien la red puede acoger casi una infinita cantidad de información, el tiempo del que disponemos es un recurso limitado. Merece la pena no dedicarle minutos de más a informarnos y levantar la vista de la pantalla para disfrutar de lo que hay ahí fuera, ¿no os parece?

En Verdes Digitales formamos a entidades del sector ambiental para que adquieran competencias digitales que les hagan la vida diaria más fácil. Si tu organización necesita guía para desinfoxicarse y comunicar con más eficacia, aquí estamos ya sabes dónde estamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.