Blog

Entrevista a Daniela Pavlova, gerente de SANNAS

Hoy la entrevista se la hacemos a Daniela Pavlova, gerente de SANNAS, Asociación de empresas por el Triple Balance (económico, ecológico y social), a la que pertenece Verdes Digitales desde hace mas de 3 años.

Daniela es una emprendedora innata. Por su trayectoria profesional ha viajado y vivido en varios países, hoy dice que el cambio es la constante de su vida. Licenciada en Antropología Social, curtida en el trabajo de campo, apasionada de la antropología visual, desde su primer trabajo hasta hoy su compromiso siempre va vinculado a los proyectos de transformación social y de cooperación.

Viene a contarnos un poco más de SANNAS y de su labor dentro de la asociación, quédate y descubre lo que nos cuenta.

Para empezar, cuéntanos qué es SANNAS y qué entidades lo conforman

Sannas es la Unión de empresas conscientes con el Triple balance[1]. Son empresas que representan un tejido empresarial que surge como contrapeso del modelo tradicional de producción, servicio y consumo, y que incluyen el entorno y la comunidad en su balance de beneficios.

La asociación SANNAS nace con el propósito de unir las empresas que comparten la misma visión de la economía – circular y socialmente justa -y que son coherentes en sus valores y sus actos, transparentes en su actividad y comprometidas con el planeta y las personas.

Hoy SANNAS es también un espacio para la reflexión, facilita la medición de impacto con su propia Herramienta de Triple balance y ofrece apoyo a las empresas que quieren transitar hacía un modelo empresarial más sostenible ambiental y socialmente.

En su principio, la asociación sumaba unas 15 empresas ubicadas en Madrid, hoy somos 140 de todos los sectores y en todas las comunidades autónomas de España.

El interés hacía nuestra filosofía, manifiesto y proyectos es cada vez más notorio. Lo hemos visto con la crisis del cambio climático y la pandemia – cada vez hay más personas que quieren formar parte del cambio positivo, contribuir desde su sector, competencias, trabajo y también como consumidores (que somos todos) para frenar esta locura de “normalidad” que estábamos viviendo. Estoy convencida que el futuro es para las empresas de SANNAS.

[1] Triple Resultado wiki

¿Qué te llevó a trabajar en SANNAS?

Estaba trabajando en un BIC (incubadora de negocios) del ayuntamiento de Madrid. En la incubadora venían emprendedores para asesorarse en la parte legal, les organizábamos eventos, ofrecíamos píldoras formativas. Había un ambiente muy sano de emprendimiento social y verde en esta incubadora.

Un día, buscando material para un encuentro que estábamos organizando di con varias publicaciones de EOI sobre el Árbol estratégico en los negocios[2]. Los autores del contenido hacían referencia a SANNAS, la asociación de empresas por el triple balance.

Fue clave invitar en este encuentro representantes de las empresas de SANNAS. Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Pues, si me permitís parafrasear aquí diría que un ejemplo en persona vale más que un libro teórico de 1.000 páginas. Me hice socia de SANNAS.

Formar parte de esta comunidad de personas que ha convertido sus sueños en realidad empodera mucho. Sobre todo, conocer la parte de los obstáculos con los que se han encontrado y la manera de superarlos, de convertirlos en ventajas para sus negocios.

He aprendido mucho en SANNAS, desde el primer día hasta hoy. Creo que el entusiasmo de las personas y el compañerismo que hay en SANNAS son los dos empujoncitos para la decisión de presentarme en la plaza de gerente.

[2] Strategic tree: una herramienta visual de gestión

Seguro que detrás de tu trabajo se esconden intereses ambientales, ¿Cuáles son tus hobbies?

Crecí en los Balcanes. Mi infancia pasó entre la costa donde vivía mi familia, y el campo donde vivían mis abuelos. Mis abuelos me enseñaron a entender la tierra, respetar sus ciclos, cuidarla un día y otro, me enseñaron a “esperar”, agradecer la generosidad de la naturaleza. Todavía recuerdo los sabores, los olores, los colores del campo. Así empezó mi educación ambiental.

Por otra parte, estaba el mar, desde la casa de mis padres se veía este alma tan azul y tan grande. He sido muy afortunada por vivir en una ciudad abrazada por la naturaleza. Y no he tenido otra elección que compartir todo lo que aprendí de pequeña con mis hijas. Hoy ellas entienden muy bien su entorno, son conscientes del cambio y son más activistas que yo.

Tengo hobbies (el teatro, la fotografía, la lectura, la cocina experimental), pero el más “medioambiental” es la huerta en mi terraza en Madrid.

¿Qué papel desempeñas diariamente en la asociación?

Lo bonito de mi agenda es que cada día es diferente.

Dentro de mis tareas hay una parte relacionada con la comunicación interna y externa. Otra parte son las tareas administrativas, que estemos al corriente de nuestras obligaciones como asociación, otra parte relacionada con la coordinación o la puesta en marcha de las decisiones que toma la junta directiva.

Y la más interesante es la parte de cuidados, la que tiene que ver directamente con la comunidad y las personas que forman parte de SANNAS, diríamos el desempeño como community builder.

SANNAS cuenta con más de 140 empresas adheridas, ¿cómo les veis en comunicación y marketing? ¿Cómo les ayudáis a comunicar su proyecto desde la asociación?

Lo primero que me sale es preguntar a “Verdes digitales” como veis las empresas de SANNAS en comunicación, por aquello de apoyarse en la opinión de los profesionales 😉

Cuando una nueva empresa entra en SANNAS se le envía por correo electrónico “el kit de bienvenida”. Allí explicamos las ventajas de ser socio/a. Hay ventajas directamente relacionadas con la comunicación de sus proyectos – visibilidad en el directorio de la asociación, apoyo en la comunicación en redes sociales, difusión de sus actividades e iniciativas, etc. Nuestro propósito es dar visibilidad y apoyar las iniciativas de las empresas de SANNAS y para ellos utilizamos varias herramientas de comunicación.

Por otra parte, desde SANNAS organizamos eventos empresariales donde se exponen nuevos modelos organizativos, nuevos proyectos de economía social de nuestros socio/as, etc.

Aprovecho para invitaros en uno de estos eventos, la COSECHA SANNAS que celebramos en otoño en el marco del festival de cine sobre el desarrollo sostenible de Madrid (AWFF). El 25 de octubre a las 16 horas en la Cineteca de Matadero de Madrid. Este año además vamos a introducir una novedad, las empresas que participan pueden presentarse en dos modalidades – una es la clásica para empresas triple balance y la segunda es para proyectos colaborativos que han surgido y llevado a cabo entre empresas socias de SANNAS. 

Hace poco se ha renovado la Junta directiva de Sannas y ahora es una mujer la que preside la asociación. ¿Percibes un cambio en la dirección de empresas y asociaciones? ¿Hay un mayor porcentaje de mujeres en Sannas?

Efectivamente, la nueva Presidenta de SANNAS es Marta García Llariu, directora de Another Way Film Festival.

Además, esta nueva junta ha introducido tres vicepresidencias cuyas responsabilidades están en manos de mujeres; Paloma Garcia (The Circula Project), Rocío Royo (Espacio C) y Nora Miralles (Innuba).

Desde siempre la paridad de género ha sido una normalidad más que una norma en SANNAS. La anterior junta contaba con 6 mujeres y 3 hombres.

Mi observación sobre el mundo empresarial en general coincide con la mayoría de opiniones: el porcentaje de mujeres que emprenden es más alto ahora que hace 10 años, pero todavía en las grandes empresas hay más hombres que mujeres que dirigen.

Cuando hablamos de cuidar el planeta y las personas de alguna manera conectamos con una imagen femenina, al contrario “venture capital”, inversión y riesgo todavía dispara en nuestra mente una imagen del poder masculino. Pero vivimos en un mundo de cambios.

El informe del 2019 del EIGE[3] (Instituto Europeo de Igualdad de Género en sus siglas en inglés) que mide el avance de los países europeos en materia de género sitúa España por encima de la media europea con una puntuación de 70,1% en igualdad. Suecia es el país más avanzado – 83,6% de cumplimiento y el segundo Dinamarca con 77,5%.

Está claro que todavía hay mucho por hacer en el tema de igualdad salarial, por ejemplo. Pero yo tiendo mirar el lado positivo – Europa no siempre fue así, Suecia no era un país especialmente centrado en la igualdad y España ha hecho pasos importantes en este camino. Lo necesario es no retroceder en los derechos y los avances que hemos conseguido.

[3] European Institute for Gender

Sin duda alguna, el balance social, ambiental y económico cada vez tiene más peso en las nuevas organizaciones y empresas, ¿cómo recibís vosotras este boom?

Llevamos mucho tiempo hablando de sostenibilidad e innovación, y hay que reconocer que nos encontramos con mucha sosteniblabla e innovatitis.

Creo que la pandemia que estamos atravesando, extensión de la crisis climática, nos ha enseñado que no podemos seguir haciendo lo mismo que hace 50 años y esperar que nuestro ecosistema siga intacto. Ha sido como un choque y punto de inflexión. Ahora ya no se trata de hablar sino de actuar.

Las empresas de SANNAS ya llevaban tiempo actuando con la responsabilidad climática y consciencia social adecuada. Nos podemos imaginar que para las pequeñas empresas este momento de parón es muy difícil, pero las pequeñas empresas están dando un ejemplo de resiliencia increíble. Son más flexibles a la hora de hacer cambios, más agiles.

Cuando empezó el confinamiento y se paró toda la actividad económica, pensábamos que no íbamos a tener nuevos socios en mucho tiempo. Afortunadamente no tuvimos razón, en poco tiempo empezaron a contactarnos empresas que antes sabían de SANNAS, pero no encontraban el momento de sumarse a la asociación.

Resulta que ahora es momento de sumarse a comunidades con cuya filosofía y valores te identificas, de arrimarse a los que tienen las mismas prioridades y propósitos.

El ser humano necesita estar en grupo, ahora es el momento de juntarnos las personas y las empresas que estábamos andando en la misma dirección, pero cada una en su camino. Ahora, es más importante y más necesario que nunca de unirnos.

Háblanos de cómo ha trabajado SANNAS para lograr unos indicadores triple balance que sitúen a las empresas, ¿en qué consiste? ¿quién puede hacer este análisis?

Lo que no se mide no se puede mejorar. Lo que no se mejora, se degrada siempre. William Thomson Kelvin, matemático británico

Las empresas de SANNAS son empresas del cambio.

Uno de los objetivos de la asociación es que cada socio que entra conozca el impacto de su actividad para poder mejorar en sus tres dimensiones – ecológica, económica y la social.

Hace tiempo que elaboramos nuestra propia Herramienta de Triple balance que permite medir el impacto ecológico, económico y social en la empresa. La herramienta está adaptada para pequeñas empresas que no tienen volumen, tiempo y recursos para pasar una certificación de la envergadura de B Corp, por ejemplo.

Desde la métrica hasta la entrega del resultado hemos tenido presente que necesitamos una herramienta de medición con objetivo de cambiar, no con el ánimo de competir.

Animamos a los y las socio/as de evaluarse cada año para conocer su crecimiento, dificultades y soluciones en las tres dimensiones – la que concierne el medio ambiente, la que afecta a la comunidad conde actuamos y la parte de rentabilidad económica.

El certificado que damos al final de la evaluación es muy acorde al manifiesto y los principios de SANNAS, es un certificado de confianza.

Por último, muchísimas gracias por la entrevista y por acercar al blog de Verdes Digitales parte de tu trabajo en SANNAS y tu visión de este nuevo mundo mucho más transformador.

 

Comparte
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.