Blog
ecommerce

No montes una tienda online de producto sostenible

Llevamos ya un mes en este nuevo año, y como en todos, aparecen nuevas metas y objetivos. Es un momento para reflexionar, para pensar dónde estamos y a dónde queremos ir. El 2020 ya nos ha traído suficientes disgustos y momentos malos como para que se repitan otros nuevos en 2021, y más por nuestra culpa. Por eso en este post tratamos de darte un consejo, por si lo estabas pensando, o peor aún, haciendo ya: no montes una tienda online.

Me da igual que sea de ropa, de cosmética, de complementos, de lo que sea. Me da igual si está pensado desde la sostenibilidad, si es producto eco, de comercio justo, responsable social y ambientalmente. Eso me da igual.

Por favor, no montes una tienda online, y te voy a dar varias razones.

Tienda online ruido imagen

No montes una tienda online si no quieres emprender. No vale solo con el corazón a la hora de emprender. Sí, emprender. Esto no es un juego, un hobby; montar un ecommerce es algo que implica profesionalidad, mucho esfuerzo, tiempo y dinero. Mucho dinero. Mucho tiempo. Es emprender, y eso implica que además de corazón y pasión, le pongas profesionalidad y rigor. Qué sepas dónde te metes. Sigue leyendo.

No montes una tienda online pensando que será rápido hacerlo, que en pocos meses estarás vendiendo, y que en un futuro muy cercano estarás disfrutando de beneficios mientras duermes. Ni es fácil, ni es rápido. Que sea una tienda digital no implica que sea más sencillo, incluso puede que sea más complicado que si la montas física, ya que necesitas saber de un mundo realmente complejo, lleno de matices y cambiante como pocos. Plugins que se actualizan, redes sociales que aparecen, otras que desaparecen, nuevas tendencias, nuevos lenguajes, nuevos consumidores y consumidoras. Te gusta surfear. Pues coge las olas.

No montes una tienda online si no sabes de ecommerce, de multicanal, de redes sociales, SEO, publicidad, usabilidad, diseño gráfico, audiovisuales y un largo etc. Y mucho menos no la montes si no sabes de negocio digital, de cómo se escala tu proyecto, de cómo se logran mejores márgenes, más visitas, proveedores, logística y de nuevo un largo etc. Y si no sabes de todo eso, tendrás que pensar en tres vías: dejarlo, delegar en profesionales lo que no sepas, o aprenderlo y ejecutarlo por ti mismo/a.

No montes una tienda online si no tienes dinero. Me da igual si son ahorros, un préstamos de la familia, te ha tocado la lotería o tienes un inversor/a. No montes un ecommerce pensando que será barato, más barato que una tienda en plena calle. Todo lo que te «ahorras» en online seguramente se irá a publicidad, estrategia, audiovisuales y diseño gráfico. Esos 800 euros de alquiler de un local en realidad son los que tendrás que invertir en publicidad de Google, Instagram o Twitter. Además, el retorno de lo invertido tampoco es rápido. Entras en un terreno competitivo, muy grande y cambiante.

No montes una tienda online si no tienes tiempo. Mucho tiempo. Hay tanto que hacer, medir, coordinar y trabajar. El día a día de una tienda online pasa por ser emprendedor/a, hablar con la gestoría, con el proveedor/a de logística, diseñar campañas, estrategias; hablar con el community manager, la diseñadora gráfica, el experto en SEO, la que te hace las campañas en publicidad. ¿Te imaginas si encima de todo eso algunas de estas cosas te encargas tu solo/a? Necesitarás todo el tiempo del mundo, y sobre todo al principio.

Tienda online producto sostenible

No montes una tienda online si no vas a aportar algo novedoso, innovador, disruptivo. Hace 10 años podía ser novedad una tienda de ropa de algodón orgánico, pero a día de hoy hay millones de tiendas que venden productos de alta calidad, sostenibles y a precios muy competitivos. ¿Cómo tu tienda de camisetas estampadas con tus dibujos va a «petarlo» por encima de las otras? ¿Y sin presupuesto de inversión publicitaria de miles de euros al mes? ¿Sin una experiencia de cliente diferencial? ¿Sin un desarrollo web novedoso y atractivo?

No montes una tienda online si no sabes medir cada paso que das. Si no te suena que es el coste de adquisición por cliente (CAC), valor de la cesta media, evolución del tráfico directo, % de nuevos visitantes vs recurrentes no montes un ecommerce. Son 5 kpis básicos que tienes que tener en cuenta y medir para saber si tu negocio va bien o mal, que te dará pistas si tienes que implementar y mejorar en usabilidad, en publicidad, diseño, etc.

Por favor, por último, no montes una tienda online pensando que con una web hecha en prestashop/woocommerce (o peor aún en wix o similares), subiendo 3 post a la semana en Instagram, redactando una entrada cada quince día en el blog e invirtiendo 200 euros en publicidad, vas a lograr vender lo suficiente y vivir de ello.

**Este post os lo escribe una persona emprendió y fracasó en el intento de montar una tienda de moda infantil ecológica. Cerró al cabo de tres años, con pérdidas económicas, temporales y emocionales. Os lo cuenta desde de una perspectiva cruda y sincera de que montar una tienda online es algo difícil, que implica mucho más de lo que seguramente nos podemos imaginar en un principio. Este post está escrito desde la rabia, pero también desde la experiencia y la empatía.

Para que un negocio online funcione necesita de mucha dedicación, no solo en horas, sino en inversión. Inversión en publicidad, en fotografías de calidad, en diseño gráfico de un logotipo y una marca que genere atracción, en redacción de contenidos interesantes en blog, redes sociales, en un folleto o presentación, en una página web bien desarrollada que no valga para 6 meses sino que sea escalable y que pueda tener una alta durabilidad… y además de todo esto tus productos tienen que seducir a tu público objetivo. Parece difícil, pero es que lo es.

Comparte
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.