Blog
CONTENIDOS DIGITALES

¿Más contenidos digitales? ¿En serio? Una reflexión sobre la calidad y la cantidad en internet

Decía el otro día un titular de El Mundo Today que «El Gobierno confía en que para 2022 todos los españoles tengan su propio podcast» y aunque dentro la noticia hay una propuesta cómica y exagerada, el trasfondo es muy interesante para reflexionar sobre cómo estamos planteando los contenidos digitales que consumimos y en general la comunicación y el marketing que absorbemos día a día.

En un mundo cada vez más globalizado, la información fluye por miles y miles de canales, debido en gran medida a que cualquier persona con acceso a internet y un dispositivo puede llegar a generar contenidos. Como muchas cosas de la vida, esto no es ni tan positivo ni tan negativo como cabría esperar, sino que tiene una serie de tonos grises que están, en nuestra opinión, debilitando la comunicación que consumimos hoy en día. Vamos a ver si nos explicamos:

Comparaciones odiosas, expectativas inalcanzables

Parece que si el influencer de turno ha logrado «el éxito» en Instagram yo también podré. Que si esa empresa ha montado un podcast y lo está «petando» yo también lo haré, o que si hago un blog personal sobre mi filosofía de vida tendré miles de seguidores/as como ese «gurú» que sigo. Las comparaciones, para empezar, son odiosas, pero es que además en este caso, nos ponen unas expectativas tan altas a la hora crear que no estamos pensando en lo importante.

No es llegar al éxito, eso será consecuencia de; es realmente pensar si tenemos algo realmente de valor que transmitir, las habilidades para ello (buena redacción, carisma, empatía, etc.), elegidos bien los canales para ello y aún con todo ello esperar a que realmente nuestro posible público objetivo (aquel que queremos llevar nuestro mensaje) nos lea, nos escuche o nos visualice.

Contenidos digitales

En la era de la sobreinformación, apostemos por la calidad

En este contexto, como profesionales del marketing y la comunicación, y por tanto como creadores de contenidos (propios y para nuestros clientes) nos sentimos en la obligación de crear, desde un contexto cada vez más colapsado, polarizado y globalizado, CALIDAD y no cantidad. Consigamos que, entre tanto contenido digital, el nuestro pueda aportar realmente valor (emocional, profesional, etc.).

Ya no podemos ser carniceros de la comunicación, no podemos medir nuestro trabajo por número de tuits que hacemos, por cantidad de post en blog que redactamos; debemos ir mucho más allá y pensar desde un prisma más abierto y estratégico. Y te preguntarás, y cómo se puede llegar a realizar contenido de calidad, contenido que enganche, que viralice, que apasione, transforme, divulgue, etc.

No hay un manual certero al respecto, no existen unos pasos mágicos (y que no te los vendan por ahí que será mentira), pero si que podemos decirte, gracias a nuestra experiencia y conocimientos (somos una agencia con más de 150 proyectos a nuestras espaldas) que estos puntos te serán útiles a la hora de plantearte nuevas formas de llegar a tu público:

  • Primero, piensa el «para qué». Si no tenemos claro para qué queremos hacer algo mejor no sigamos. Una vez que tengamos claro el objetivo, y sepamos ser realistas con él, podemos empezar a pensar en siguientes pasos.
    Escucha, aprende y empápate de cómo es ese público al que te quieres dirigir. ¿Dónde está? ¿Qué hace? ¿Qué le motiva? ¿Qué problemas tiene?
  • Sé realista con tus capacidades, habilidades y conocimientos. ¿Tengo algo que realmente aporta valor? ¿Se transmitirlo? ¿Tengo habilidades para ello?
  • Estudia bien los canales y los medios adecuados. ¿Abro un podcast, escribo un libro, monto un canal en youtube, me hago instagramer? Canales más que en Amsterdam, pero lo importante es saber cuál es el adecuado.
  • Sé constante. Esto es como el gimnasio, puedes apuntarte e ir el primer mes todos los días, pero para lograr llegar a tu público necesitas dedicarle muchas horas de creación de contenidos, de testeo de lo que funciona y no, de ir aprendiendo, recibiendo feedback, etc. Pueden pasar meses o años hasta que logres tus objetivos. Lo digital no implica velocidad.
  • Mide lo que haces. Ve midiendo cada paso, con el fin de afinar cada vez más tus contenidos. Con ello lograrás acercarte más a tu público, ser más eficiente y ofrecer mayor calidad.
  • Y, por último, pivota si es necesario. Si con todo lo anterior las cosas no están saliendo como te gustaría (intenta siempre ser realista con tus objetivos) cambia de estrategia o incluso…para, déjalo, desiste. Esto puede que suene muy diferente a esos libros de autoayuda, pero es que a veces tenemos que fracasar para poder avanzar y seguir mejorando. No tengas miedo y piensa que todo el tiempo dedicado en realidad ha sido aprendizajes.

Ya seas un/a profesional del marketing, un empresario/a o simplemente alguien que quiere contar cosas al mundo, esperamos que este post te haya servido para tener al menos algunos puntos más claros, y poder afrontar los nuevos retos con algo más de foco, estrategia y diferenciación.

No todo el mundo puede llegar a los seguidores/as de Kim Kardashian, pero sí ser más felices.

Comparte
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en facebook
Compartir en telegram
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.