Blog
Epiu Getafe

Entrevista a Matilde Daganzo y Rosalía Sánchez, técnicas del proyecto EPIU Getafe

Con EPIU Getafe hemos aprendido muchísimo sobre eficiencia energética y desarrollo sostenible, sobre los retos que plantea esta cuestión en el futuro más inmediato y sobre el valor de una sensibilización sobre pobreza energética y la importancia de la rehabilitación del parque de viviendas.

Durante estos cuatro años de proyecto, Verdes Digitales ha desplegado toda una estrategia de comunicación y social media para comunicar el proyecto, las acciones desarrolladas por sus socios y los avances y estudios logrados. Ahora que este proyecto europeo finaliza, hablamos con Matilde Daganzo y Rosalía Sánchez, técnicas de proyectos de formación (Proyectos Internacionales) de la Fundación Laboral de la Construcción, uno de los socios del proyecto y una de las principales interlocutoras con el equipo de Verdes.

Para quien no lo conozca, ¿qué es EPIU Getafe y cuáles han sido sus objetivos?

EPIU Getafe Hogares Saludables es un proyecto dinámico que pertenece al Programa UIA (Urban Innovative Actions) de la Unión Europea, cuarta convocatoria (2019), cofinanciado con Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder). Por primera vez, la Fundación Laboral de la Construcción ha participado en una iniciativa del programa europeo Urban Innovative Actions (UIA) que busca dar soluciones innovadoras para el desarrollo sostenible de áreas urbanas a través del apoyo a autoridades urbanas, con el propósito de fortalecer la cohesión socioeconómica dentro de la Unión Europea y corregir los desequilibrios entre sus regiones. A través de este proyecto se han fomentado redes de colaboración con otros proyectos similares y con todo tipo de actores implicados en temas de pobreza energética: ciudadanía, municipios, ciudades, organizaciones; y otras iniciativas nacionales e internacionales.

El propósito ha sido identificar y reducir la pobreza energética en el municipio de Getafe para crear hogares saludables. En concreto, en dos barrios de Getafe: Las Margaritas y La Alhóndiga-Fátima, identificados por el gobierno regional como áreas críticas para la Regeneración y Renovación Urbana (ARRU´s). 

A pesar de su carácter local, la iniciativa tiene vocación europea y de transmisión de buenas prácticas; por tanto, el objetivo último ha sido poder implementar este sistema en otras localidades, mejorando la calidad de vida y el confort de sus habitantes.

Gracias a EPIU Getafe, Hogares Saludables, la vulnerabilidad energética se ha reducido significativamente en los dos barrios en los que el proyecto se ha implementado, mejorando así la calidad de vida y el confort térmico de las personas que allí habitan y favoreciendo su autonomía.

Tras cuatro años de trabajo, 2023 pone fin a este proyecto europeo, ¿una valoración sobre su desarrollo?

En el proyecto EPIU hogares Saludables se ha apostado por la innovación, utilizando datos de distinta índole (económicos, edificatorios, sociales, etc.) con el fin de alimentar a una herramienta llamada Unidad de Inteligencia de Vulnerabilidad Energética para determinar el grado de sensibilidad de los distintos agentes estudiados (barrio, edificio, vivienda) para poder mejorar su situación energética detectada con el fin de mejorarla.

No sin trabas, ni problemáticas encontradas a lo largo del proyecto, pero subsanadas con la experiencia, profesionalidad y lucha para mejorar la vida de los ciudadanos, por parte de todo el partenariado del proyecto, y otras áreas del Ayuntamiento de Getafe, se han conseguido implementar medidas a tres niveles (barrio-edificio-vivienda) y mejorar a nivel energético el día a día de vecinos de estos barrios del municipio de Madrid (Getafe).

Nueve socios españoles, liderados por el Ayuntamiento de Getafe, han trabajado coordinadamente durante toda la vida del proyecto para desarrollar una Unidad de Inteligencia que identificara los hogares en riesgo de vulnerabilidad energética, y ofreciera soluciones a medida para mejorar sus efectos económicos, sociales y medioambientales. Junto a esta tarea, el consorcio ha concienciado a los vecinos de Getafe sobre el impacto negativo que provoca un mal comportamiento energético de su barrio, edificio y vivienda en particular; y se les ha informado sobre los servicios públicos y las posibles acciones a implementar con el fin de mejorar esa situación de vulnerabilidad detectada.

Esta iniciativa ha contado con la implicación de muchos y muy diversos socios. ¿Cuáles han sido las claves para lograr una coordinación y sinergias exitosas?

El proyecto ha contado con un partenariado muy fuerte y multidisciplinar, formado por el Ayuntamiento de Getafe como coordinador del mismo y otros 8 socios más:  Fundación Laboral de la ConstrucciónEmpresa Municipal del Suelo y Vivienda de Getafe -EMSV-Universidad Carlos III de MadridAsociación de Ciencias Ambientales (ACA), Fundación Naturgy, Khora Urban Thinkers, Universidad Politécnica de Madrid y Cruz Roja Getafe (España).

Los perfiles de los socios que han formado el consorcio y la profesionalidad y amplia experiencia de cada uno en su área, ha permitido unir todos los esfuerzos y conocimientos necesarios para impulsar este proyecto europeo con el fin de mejorar la habitabilidad de los ciudadanos de Getafe, abordando el proyecto de forma holística y teniendo en consideración todos los enfoques necesarios:

  • Institucional, local: Ayuntamiento de Getafe.
  • Edificación: Empresa Municipal de la Vivienda de Getafe (EMSV).
  • Eficiencia Energética: Universidad Politécnica de Madrid.
  • Sector construcción y formación: Fundación Laboral de la Construcción (FLC).
  • Medio Ambiente: Asociación de Ciencias Ambientales (ACA).
  • Ámbito social: Cruz Roja.
  • Energía: Fundación Naturgy.
  • Tecnología: Universidad Carlos III.
  • Gestión Pública: Consultora Khora Urban Thinkers.

Durante toda la vida del proyecto caben destacar las constantes reuniones, apoyo y puesta en común de todos los resultados; además del know-how de los distintos socios y otros agentes, que han permitido abordar el mismo en todas las fases existentes a lo largo de la vida del proyecto.

EPIU Getafe forma parte del programa Urban Innovative Actions (UIA) de la Comisión Europea. ¿Qué han destacado desde Europa sobre el proyecto? 

Más del 30% de los hogares españoles es incapaz de mantener una temperatura adecuada y saludable en el hogar. Los principales problemas para afrontar este reto son: la falta de información (datos individuales, definiciones estándar, estadísticas) y de servicios públicos transversales y holísticos específicos. Más de 30.000 personas en Getafe sufren de pobreza energética, con varias causas agravantes (envejecimiento, viviendas antiguas y de mala calidad, colectivos más desfavorables como inmigrantes, bajos ingresos, desempleo). 

Desde Europa, el planteamiento de la lucha por la implementación de estrategias para luchar por la eficiencia energética es clara, con varias directivas y reglamentos enfocados en esta línea, como la Directiva (UE) 2018/844 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de mayo de 2018 por la que se modifica la Directiva 2010/31/UE relativa a la eficiencia energética de los edificios o la Directiva 2012/27/UE relativa a la eficiencia energética.

Los objetivos europeos en relación con el clima y la energía son reducir, al menos, un 55 % en las emisiones de efecto invernadero (desde los niveles de 1990) y el uso de, al menos, un 32 % de energías renovables; así como una mejora de, al menos, un 32,5 % en eficiencia energética. Para cumplir con los compromisos europeos asumidos, España ha establecido, a través de la Ley 7/2021 de Cambio Climático y Transición Energética, una serie de objetivos nacionales mínimos para 2030. Y para alcanzarlos, el sector de la construcción desempeña un papel clave, puesto que los edificios representan el 40 % del consumo de energía final de la Unión Europea, poniendo de manifiesto la necesidad de transitar hacia un modelo más sostenible y ecológico.

A nivel nacional se promueven una serie de políticas e iniciativas que dan respuesta y respaldan dicha transición. El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia es la estrategia española para canalizar los fondos Next Generation EU, que conlleva un volumen de inversión sin precedentes y que repercute de forma positiva en el sector, como una inversión de 6.820 millones de euros en rehabilitación de vivienda.

Por otro lado, el proyecto se ha ejecutado en consonancia con las iniciativas europeas más recientes que abordan los retos medioambientales y climáticos, es decir, el Pacto Verde Europeo (2019) y el Plan de Acción para la Economía Circular (2020). Se seleccionó esta prioridad ya que la construcción desempeña un papel importante en la consecución de la ambición europea de neutralidad climática para 2050, este sector es responsable de más del 35% de la generación total de residuos de la UE (Eurostat, 2016).

Los datos y la evidencia científica reflejan la urgencia de poner fin a los combustibles fósiles. ¿Qué papel debe asumir el sector de la construcción?

El sector de la edificación se encuentra en una situación de cambio por los múltiples retos a los que está sometida nuestra sociedad. La industria de los materiales de construcción ha de enfrentarse a dos importantes retos, favorecer la circularidad de los productos y materiales y la descarbonización tanto de los procesos de fabricación como durante todo el ciclo de vida del producto.

El sector de forma holística y ágil debe de transitar de cara a lograr los objetivos que la UE ha marcado en busca del objetivo final: la descarbonización del sector para 2050. Una parte de las reducciones previstas se esperan de la electrificación y el uso de renovables térmicas en las instalaciones de calefacción y refrigeración.

¿Qué debemos entender por un “hogar saludable”?

La innovación de este proyecto radica en la re-concepción del término ‘pobreza energética’, considerando a todas aquellas personas que no pueden mantener sus hogares a una temperatura confortable, ya sea por problemas económicos o porque se vean obligados a asignar una parte excesiva de sus ingresos a esta cuestión. La iniciativa se centra en el desarrollo de un sistema de análisis de datos (EPIU) que recopila información sobre el consumo de energía, los ingresos y otros factores que miden el gasto energético en los hogares de ambos barrios, para poder catalogarlos según sus características y dividirlos, teniendo en cuenta el grado de vulnerabilidad, en tres escalas: hogar, edificio y vecindario. Estos casos, considerados por la herramienta como ‘vulnerables energéticamente’, han sido analizados por un equipo interdisciplinar del Ayuntamiento que ha valorado la implementación de soluciones a medida. El proyecto ha partido desde su concepción, en la intervención de 15 edificios y 200 hogares del distrito madrileño de Getafe para mejorar su calidad de vida y confort, gracias al proyecto EPIU.

De esta forma, cuantificar y cualificar la vulnerabilidad energética de los hogares ha permitido comprender el problema actual al que se enfrentan los países europeos, pudiendo definir las mejores intervenciones públicas, en los casos detectados.

La pobreza energética no es un problema de talla única, ya que los retos varían según las distintas regiones, hogares o barrios. La exposición, las condiciones personales y la resiliencia como factores de vulnerabilidad hacen de la pobreza energética un reto polifacético que requiere enfoques específicos. Planificar algunas acciones a nivel doméstico reduce sin duda la demanda energética, pero intervenir a nivel de vivienda y de barrio también tiene su impacto.

¿Qué papel ha tenido la divulgación en este proyecto europeo?

Ha sido una parte muy importante de este proyecto, pues era uno de los objetivos prioritarios. Desde el proyecto europeo EPIU Getafe, Hogares Saludables se ha concienciado a la ciudadanía en la lucha por la pobreza energética y se han dado a conocer las medidas y soluciones a corto, medio y largo plazo que existen para conseguir viviendas más confortables que permiten aumentar el bienestar de sus habitantes.

En Getafe, se estima que la pobreza energética oculta podría afectar entorno al 15-30% de los hogares, lo que supone 55.677 habitantes de nuestro municipio. Para ello, al inicio hubo que llevar a cabo una labor informativa sobre qué es la pobreza energética, en qué afecta y cuáles son sus consecuencias, por ello la difusión en los canales corporativos (web y redes) fue indispensable y un vehículo para continuar con dicha transmisión. En cuanto a los objetivos de concienciación social, la implicación del Ayuntamiento de Getafe ha ayudado a llegar a la ciudadanía nos ha permitido tener un eco mayor al contar con sus canales municipales.

Verdes Digitales ha desarrollado la estrategia de comunicación digital del proyecto. Venga, del 1 al 10, ¿nos valoráis? ¿Qué destacarías del trabajo realizado con Verdes?

¡¡Puntuación de 10!! Por vuestra predisposición, colaboración y actitud positiva que ha sido de gran ayuda y ha ayudado a continuar trabajando a nivel comunicativo en el proyecto. 

Comparte

Entradas Relacionadas

En este 2024 la Fundación Biodiversidad ha lanzado una nueva convocatoria de Empleaverde, lo que sig...
En el post de hoy os queremos hablar de la importancia que tiene contar con una buena estrategia com...
Los millennials, considerados nativos digitales, navegan por la vida con sus teléfonos móviles como ...
Generación CAMBIO es uno de esos proyectos que llegan para desplegar una estrategia de comunicación ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.