Blog

3 Estereotipos de la publicidad y el marketing que nos roban el sueño

¡Hola! Ya sabemos que no has venido aquí a que te manden deberes. Pero vamos a hacer un ejercicio: Imagínate una playa en verano (sin Covid19, a poder ser), una chica está tumbada en su toalla tomando el sol, cuando aparece su pareja con un refresco muy frío que acaba de comprar para ella. Vale, ¿de cuántos estereotipos has cargado tu imagen?

Ahora, intenta quitarle todo el maquillaje que le has puesto a la protagonista. No, tampoco está muy morena, es más, me atrevería a decir que se ha quemado un poco la piel; no tiene un vientre súper plano y, probablemente, tenga algún que otro pelo en las piernas. A su alrededor hay un montón de niños corriendo que le están llenando de arena la toalla, y la mitad del refresco se ha caído por el camino. Y de eso venimos a hablarte hoy: la imagen que habías generado al principio no era, ni de lejos, real. Pero tampoco la habías creado tú.

Vamos a empezar por el principio. Según la RAE, un estereotipo es una «Imagen o idea aceptada comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable.» Y ahora me pregunto: ¿Dónde nacen esas ideas? No es que sea algo nuevo que nos estemos inventando ahora, los estereotipos llevan existiendo toda la vida, es más, llevamos ya muchos años intentando deshacernos de ellos. Pero si ahora mismo estoy escribiendo esto, es porque aún falta mucho por hacer.

Estereotipos

¿Las marcas evolucionan?

Parece que últimamente, y cada vez más, las marcas buscan ser rompedoras, buscan alejarse de clichés, darle un giro a la historia que cuentan y ser más inclusivas, más conscientes, más «reales»… E intentan transmitir todo esto en la comunicación, marketing y publicidad que realizan. Podemos ver cómo muchos productos de limpieza utilizan a actores como protagonistas de sus spots para dar esa imagen de «los hombre también limpian en casa». Pero el hecho de que nos llame la atención este tipo de contenidos significa algo, ¿no? Significa que, por lo general, no es lo que estamos acostumbrados/as a ver.

Vivimos rodeados/as de estereotipos, consumismos estereotipos y, en muchas ocasiones, incluso parecemos estereotipos. Y a veces, por mucho que nos pese, es muy complicado deshacerse de ellos, es muy, muy difícil, eliminarlos por completo de nuestros comportamientos, nuestros pensamientos y nuestros deseos. Así que, para que seamos más conscientes y nos cueste un poquito menos, estos son los tres estereotipos de la publicidad que nos roban el sueño:

Edad

Cremas, cremas, cremas y más cremas. ¡Mira esas patas de gallo! Crema antiedad. ¡Mira qué canas! Tinte. ¿Arrugas? No. ¡Más crema! Tienes que tener la piel tersa, las manos suaves, el pelo perfecto… ¡Basta!

¿En qué momento se ha vuelto algo horrible cumplir años? Crecer es, sin ninguna duda, la única manera posible que tenemos de aprender, acumular experiencias, sabiduría, conocimiento… Y se esfuerzan en que queramos huir de ello. ¿A cuántas personas habéis escuchado decir que cumplían 20 años cuando llegaban a los 50? Probablemente fuese de broma, si, pero ya lo dice el refranero español, entre broma y broma, la verdad asoma. Y en este caso, lo que asoma es el miedo.

Hemos hablado de marcas que se reinventan, que luchan por huir de esos estereotipos que tenemos tan interiorizados, que quieren transmitir una imagen más moderna, evitar caer en lo mismo de siempre… Pero ¿Qué pasa con las marcas que están construidas sobre estos estereotipos? Y si, hablo de estas marcas cuya existencia depende de que sus consumidores/as (sobre todo mujeres, no nos vamos a engañar) no se sientan nunca conformes con su propio cuerpo, aspecto físico, edad… De momento les queda la esperanza. La esperanza de que la sociedad no despierte y quiera huir de todo el daño que hacen estos mensajes.

estereotipos

Operación bikini

Nuestro momento preferido del año, ¿a que si? Llega febrero y todo el mundo habla ya de la operación bikini. En diciembre, de hecho, estamos dándole vueltas a los propósitos de año nuevo. En mayo sentimos que nos pilla el toro y tenemos que ponernos en serio con el ejercicio, la comida, la dieta y todas las locuras que se nos ocurran para llegar a junio sintiéndonos estupendos y estupendas. Pero ¿quién nos ha dicho que esto es así?

Otra vez más, la publicidad cala hondo. Otra vez más, todas estas marcas que viven de que nos sintamos insuficientes, despreciables, de que siempre queramos más y más, de que nunca estemos conformes; vuelven a la carga.

Por no hablar, por cierto, de la operación bañador. ¿La conocéis? Yo tampoco. Y desde aquí hacemos un llamamiento a los hombres del mundo que estén leyendo este post: La publicidad, si no es responsable con la sociedad, no es buena. El futuro no está en crearos a vosotros las mismas necesidades que se nos han impuesto; el futuro está en que huyamos de estas actitudes y exijamos una publicidad respetuosa con los/as consumidores/as.

Estereotipos

Depilación

No importa cuál sea el método, siempre y cuando, compres. ¿Cuántos anuncios hemos visto de mujeres que «no pueden» salir de casa ni para estar con sus amigas esa tarde de verano porque no están depiladas? ¿En qué momento nos pareció buena idea vender un esfuerzo? Crear esta necesidad en las personas. Vender dolor y complejo.

Este es uno de los ejemplos más claros para demostrar que, en muchas ocasiones, la publicidad va por detrás de la sociedad. Y es que cada vez vemos más mujeres capaces de decidir, por su propia voluntad, no depilarse, no pasar por ese trámite que consideran absurdo solamente porque alguien les ha impuesto que es lo que deben hacer.

Y aquí, sintiéndolo mucho, volvemos a hacer hincapié en lo que antes he mencionado; hombres del mundo, la igualdad no pasa por ataros a vosotros a las mismas cadenas que nosotras arrastramos, pasa porque nos ayudemos entre todos y todas a huir de ellas. No sirve de nada que nosotras nos deshagamos de estas normas impuestas, si vosotros las acatáis del mismo modo. Cada día existe más publicidad haciéndonos creer que la depilación es sinónimo de limpieza. Y no es así. No nos dejemos arrastrar.

estereotipos

Pero no es todo tan malo… ¡Adiós estereotipos!

Llevamos una vida entera asumiendo estas conductas de las marcas, pero últimamente da la sensación de que la sociedad está despertando ¿no? Nos estamos dando cuenta de muchas cosas de las que no queremos hacernos cargo. Estamos empezando a salirnos de los márgenes impuestos, exigimos que se respeten, cada vez más, todos los cuerpos, personas y pensamientos… Y poco a poco lo estamos viendo reflejado en la publicidad. De hecho, aquí tienes varios ejemplos de buenas campañas publicitarias y 5 ejemplos de publicidad contra estereotipos.

Los estereotipos que siempre nos han quitado el sueño, están dejando de hacerlo, tenemos otras preocupaciones, otras aspiraciones, otros valores. Y no sólo como personas, sino también como entidades. Desde Verdes nos encargamos de hacer una publicidad responsable, tanto con el medio ambiente como con la sociedad, y no somos los únicos, existen cada vez más agencias y marcas dispuestas a cambiar las reglas del juego.  Y esto es una buena noticia ¿no?

Comparte
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.