Blog

¿Es tu web sostenible?: así reducimos las emisiones en las páginas que hacemos en Verdes

Puede que navegar por internet no sea algo que parezca que produce un especial daño medioambiental. Consumimos electricidad, sí, y esa electricidad tiene que ser generada en algún lado, pero desde luego a simple vista no parece ser una de las actividades más dañinas para el Planeta.

Y sí, conectarse a internet no es dañino en sí mismo, el problema es que el uso de internet ha aumentado tanto durante la última década que ya tiene un peso más que importante en cuanto a emisiones.

En Verdes Digitales somos especialistas en marketing para proyectos ambientales y sociales, y como agencia auditamos y compensamos nuestra huella de carbono, pero también seguimos una serie de pautas para conseguir que las webs que diseñamos para nuestros clientes sean lo más sostenibles posibles sin que pierda peso el diseño.

Para ello hace falta seguir una metodología, pero para quien tiene o mantiene una web por su cuenta también existen una serie de recomendaciones que puede seguir con facilidad. Son las siguientes:

Antes de empezar, ¿Cuánto contamina realmente Internet? ¿Y mi página web?

Antes de dar datos hay que tener en cuenta que Internet es mucho más que la conexión que nosotros hacemos desde el navegador del ordenador o del móvil. Su infraestructura incluye los centros de datos, las redes de telecomunicaciones y los dispositivos de los usuarios finales. Todo ello usa mucha electricidad, y ojalá un día toda sea de origen renovable, pero ahora mismo no es así.

¿Pero cuántas emisiones produce internet exactamente? Uno de los últimos informes que ha puesto números a la huella de internet es el del proyecto Shift, un think-tank que aboga por la reducción de las emisiones. Según sus datos, la huella de carbono de nuestros dispositivos, internet y los sistemas que los respaldan representan alrededor del 3.7% de las emisiones globales de efecto invernadero. Esto supondría entre 1.600 y 1.700 millones de toneladas anuales, similar a la cantidad producida por la industria de las aerolíneas, o una suma que situaría a la web, de ser un país, como el quinto más contaminante del mundo, entre Rusia y Japón.

El auge del uso de imágenes y vídeos de gran calidad en la red ha sido exponencial en los últimos años. Para hacerse una idea, la media de una página web en su versión de escritorio ha pasado de 500 Kb a un peso de más de 2 megas de media de 2010 a 2020, unas cifras que en las versiones móviles van a más.

El problema, no obstante, ha empezado a remover conciencias en los últimos años, generando movimientos que abogan por aplicar la eficiencia también al diseño de internet, la contratación de hosting certificados por su uso de energías renovables, o la búsqueda de un diseño menos sobrecargado. Un ejemplo es el Sustainable Web Manifesto, impulsado por un grupo de desarrolladores y empresas tecnológicas desde hace unos años, que aboga por este diseño de internet con una vista puesta en la contaminación que genera.

marketing verde
Según Website Carbon, nuestra web es más limpia que el 74% de otras webs testeadas. 😉

Si te preocupa saber cuántas emisiones produce tu web, existen herramientas como Website Carbon Calculator, que ofrecen una estimación de CO2 emitido y si el hosting contratado usa energías renovables.

En Verdes, testamos nuestra web en esta herramienta y así supimos que era más sostenible que el 74% de las webs del mundo 🙂

Cómo evitar emisiones en una web

A medida que seguimos consumiendo más y más datos de internet en nuestra vida diaria, la cantidad de electricidad que consume crece rápidamente. Puede que esté fuera de la vista y de la mente en nuestro día a día, pero siguiendo algunos pasos que en Verdes Digitales aplicamos en cada web que creamos y gestionamos se puede reducir y mucho el consumo asociado a una web.

Reduce las imágenes y optimízalas

En la mayoría de los sitios web, las imágenes son las que más contribuyen al peso de la página. Cuantas más imágenes se utilicen y cuanto más grandes sean esos archivos de imagen, más datos habrá que transferir y más energía se gastará. Independientemente de las optimizaciones técnicas, todos deberíamos hacernos una serie de preguntas al pensar en imágenes en una web:

  • ¿Aporta la imagen un verdadero valor añadido al usuario?
  • ¿Comunica información útil?
  • ¿Podría lograrse el mismo impacto si la imagen fuera más pequeña?
  • ¿Podríamos reducir las imágenes que no son visibles para el usuario, como en los carruseles?

Plantearse estas preguntas y mantener las imágenes lo más reducidas posible sin comprometer la experiencia del usuario ayudará a mantener el consumo de energía bajo.

Para ayudar reducir el peso de las imágenes podemos utilizar una herramienta como TinyPNG o https://shortpixel.com/ para comprimir los archivos de imagen sin pérdida visible de calidad.

¿Es necesario ese vídeo?

Los vídeos son uno de los formatos que más megas y por lo tanto costes de electricidad producen.

Aunque se utiliza menos que las imágenes, el vídeo es cada vez más popular como formato de contenido en la web, y es, con mucho, la forma de contenido que más datos y procesamiento requiere. Al igual que con las imágenes, es conveniente preguntarse si los vídeos son realmente necesarios. Si lo son, comprobemos si podemos reducir la cantidad de vídeo emitido eliminando la reproducción automática.

Cuidado con las fuentes

Otro de los elementos que más emisiones producen en una web es cargar fuentes. Sí, tipos de letras que pueden ser muy bonitos pero que a menudo proceden de un tercero, y cada vez que se carga la página debe realizar una petición para cargar ese tipo de fuente en concreto. Es un tema un poco técnico pero que puede atajarse en las manos correctas.

Algunas estrategias pasan por usar formatos de archivo de fuentes web modernos, como WOFF y WOFF2, que utilizan métodos de compresión superiores a los formatos de archivo TTF, OFT y SVG.

También es importante cargar las fuentes con los estilos necesarios en el sitio web y ninguno extra.

Vigila tu alojamiento web o hosting

El hosting es, por así decirlo, la parcelita de internet donde está alojada nuestra web. Esto suele estar ofrecido por una empresa externa, y cada vez hay más proveedores de hosting certificados por usar energías limpias.

Pero eso no es lo único, al estar conectado internet por todo el mundo, usar hostings que o bien sean locales o tengan centros de datos cerca de nuestro país también puede ayudar mucho. Imagina que contratamos una empresa de hosting muy barata en La India para una web que sobre todo visitan personas en España. Cada vez que haya una visita, la web deberá recorrer medio mundo, con el consiguiente gasto de energía.

Por lo tanto, una selección cuidadosa de los servicios de alojamiento web puede tener un gran impacto en la eficiencia energética, pero no solo eso, sino también en la velocidad de las páginas web.

En conclusión, ¿es tu web sostenible? Pues toma premio extra

La mayoría de estas acciones que hemos propuesto no son fundamentalmente difíciles, pero sí que pueden ser complicadas si se realizan en una web pre-existente.

Pero si lo haces, también tendrás premio. Resulta que seguir estas buenas prácticas como reducir imágenes o vídeos también consiguen que nuestra web sea más rápida, cargue antes, y por lo tanto esté mejorada de cara al posicionamiento en buscadores o SEO.

Un sitio web más eficiente es fundamentalmente una web mejor. Si quieres que te ayudemos con ella, en Verdes Digitales llevamos años trabajando codo con codo con organizaciones que quieren aportar un valor social o ambiental. ¿Nos tomamos un café virtual?

Comparte
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

2 respuestas

    1. Hola Paula, gracias por tu comentario. Efectivamente, las páginas web también contaminan. En un proyecto como el nuestro, que es casi todo en digital, tenemos que trabajar también por ser consecuentes y conscientes con el impacto que generamos, tomando las medidas necesarias.

      Un saludo #muyverde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.